Los REYES MALDITOS, que expoliaron a Juana de Francia, madre de CARLOS II de NAVARRA, llamado "el Malo"

 

* Unas páginas del sitio web están en francés. Aparecen en itálica en los enlaces verdes.

 

Juana, la heredera de los Capetos en 1316 

Juana de Francia (1311-1349), madre del rey Carlos II de Navarra llamado “el Malo” era la única hija de Luis X de Francia a su muerte el 5 de junio de 1316. Éste dejaba una viuda preñada, Clemencia de Hungría. Si daba luz a un hijo, sería el futuro rey de Francia. Esperando el nacimiento, su tío Felipe, conde de Poitiers, se hizo nombrar regente de los reinos de Francia y Navarra y preparó el caso del nacimiento de una hija. Pero Clemencia dió luz a un hijo, Juan I° el Póstumo, que murió poco después. 

Felipe V el Luengo (1316-1322) 

El conde de Poitiers se hizo entonces nombrar rey, el 19 de noviembre de 1316 (los Franceses lo llaman hoy Felipe V el Luengo). Después de su hermano Luis X, el primer rey capeto muerto sin hijo en vida, Felipe V fue uno de los “Reyes Malditos” descritos en la novela de Maurice Druon, en la cual Jacques de Molay, maestre del Templo, pronuncia sobre la hoguera en 1314 una maldición contra Felipe IV el Hermoso y sus descendientes durante 13 generaciones. 

Dotado de talentos de político, táctico y administrador, Felipe V se apoderó los tronos de Francia y de Navarra reconociendo al mismo tiempo que Juana de Francia conservaba sus derechos a la corona de Francia y que podría a la edad de 12 años, en 1323, ceñir la corona o renunciar, a cambio de Navarra, Champaña y Bría. Seguramente había previsto perseguir este expolio en el año de 1323, pero no lo pudo ya que falleció antes. 

Dejó a cuatro hijas pero a ningún hijo para sucederle. Felipe V el Luengo, rey de Francia y de Navarra como su hermano, es Felipe I° en la cronología navarra. No fue coronado rey en Pamplona como lo requería el fuero de Navarra, y los Navarros no reconocieron a sus hijas como herederas posibles del reino. 

Carlos IV el Calvo o el Hermoso (1322-1328) 

Carlos IV el Hermoso (Carlos I° en la cronología navarra) sucedió a su hermano Felipe el 3 de enero de 1322, sin tener tampoco en cuenta los derechos de Juana ni de las hijas de Felipe V. Su reino no será más glorioso que el de su predecesor, y será maldito a su vez. 

Ante las pretensiones de Juana y de su marido Felipe de Evreux, les cambió los condados de Bría y Champaña contra el condado de Angolesme, que ya les pertenecía desde 1317, y algunas rentas. En resumen, una operación interesante para él. 

Carlos IV murió el 1 de febrero de 1328, dejando sólo a una hija después de tres matrimonios. Tampoco se coronó en Pamplona, y su hija no tuvo ningún derecho sobre la corona de Navarra. 

Los Valois 

Ninguno de los que habían expoliado Juana de los tronos de Francia y Navarra vivió mucho tiempo y dejó descendencia masculina. Después de Carlos IV el Hermoso, la corona paso a colaterales, los Valois, principiando con Felipe VI, llamado a la época “el rey encontrado”.

 

Volver

 

Copyright Bruno Ramírez de Palacios 2014-2017 - Derechos reservados

Cualquier reproducción total o parcial de las páginas de este sitio por cualquier medio o procedimiento, sin el consentimiento del autor o de sus derechohabientes es ilegal (Ley de Propiedad Intelectual RDL 1/1996 y Ley 5/1998). - Toute reproduction intégrale ou partielle des pages de ce site faite par quelque procédé que ce soit, sans le consentement de l'auteur ou de ses ayants droit ou ayants cause est illicite (art. L.122-4 du Code de la Propriété Intellectuelle).